Uncategorized

Como cabra alpina :P

Hace un año emprendí una de las mejores experiencias, subir mi primer 5200 msnm, la hermosa vinicunca o mejor conocida como montaña de 7 colores. 
 
Se formó debido al movimiento de placas, los sedimentos transportados por el agua que las cubría hace millones de años y por la oxidacion de estos se formaron las franjas de colores compuesto por minerales sulfurados, arcilla, roca caliza, silicatos, arena de cuarzo, carbonato de calcio, óxido de cobre lo que permite ver ese efecto de arcoiris. 
 
Después de unos días de descanso en la ciudad de cusco nos organizamos una noche antes para planear la ruta y horarios. El itinerario consistía en partir a las 6 am, preparé mi mochila de ataque con provisiones: agua, fruta, semillas, cereales, impermeable pues el clima era muy irregular, bloqueador, guantes, lámpara, sombrero, bastones. Era tanta mi emoción que apenas y pude pegar ojo, lo recuerdo bien pues desperté a las 4 am para bañarme, comer un poco de fruta y leer en el comedor del hostal; a las 5:30 comencé a caminar por los pasillos del mismo mientras daban la señal de partida.
 
El trayecto me pareció complicado ya que la altitud comenzaba a aumentar, por lo que paramos en un poblado a comer  de huevo, pan con mantequilla y café.
 
Tras un par de horas de recorrido llegamos a Pitumarca, dispuestos a comenzar el recorrido. Como es habitual antes de comenzar una caminata comenzamos un pequeño calentamiento en donde el amable guía nos dio indicaciones precisas para poder tener un buen ascenso.
 
Mientras comenzabamos la caminata  sentía como mi corazón bombeaba rápido por la altitud y emoción supongo; entre más avanzabamos la sentía más cerca y los hermosos colores comenzaban a clarificarse, vimos un par de niños y mujeres de la comunidad Pampachiri quienes nos permitían tocar las llamas con  pompones gigantes de colores colgando del cuello. ¡Todas esas texturas y colores me hacían sentir en una pintura cubista con bloques de colores :)! 
 
 
 
 
Decidí separarme del grupo e ir por mi cuenta siguiendo el camino pues está muy marcado; poco a poco empezaba a ver como esas pequeñas manchas negras se convertían en personas, el viento soplaba sutilmente mientras mi respiración era cada vez más agitada comenzaba a ir más lento en mi caminar pues no quería tener mal de montaña. No recuerdo cuanto tiempo caminé pues la ruta es corta, cuando estás arriba pierdes la dimensión del tiempo. De pronto estaba en las faldas de la montaña y todos esos bloques comenzaron a tomar forma de colores amarillo, verdoso, ladrillo, blancuzco otoñales diría yo. 
 
 Ahí decidí parar para llegar a cumbre con Alex un buen chico que conocí durante el viaje, ya dispuesta para llegar comencé a sentir un profundo dolor de cabeza y una ganas de llorar tremendas cuando volteé a ver lo lejos y alto que llegué con este par de popotitos (mis piernas) sentí muchas emociones encontradas así que me senté un rato a agradecer estar ahí y a pensar en todas las personas que quería y en lo bonito que era ser Heidi de las montañas por un rato. 
 
Luego de unos minutos comenzaron a llegar más personas del equipo decidimos hacer un video con un baile para celebrar el excelente ascenso. 
 
Al descender bajé corriendo como cabra alpina por haber cumplido un sueño, por romper con todo lo que me decían que no podía lograr sola y sobre todo por ir conmigo misma. 

¡[email protected]!

Muchas gracias por estar aquí leyendo. Nos entusiasma mucho poder tener un nuevo canal para estar en contacto contigo. Estamos ansiosas por compartirte un montón de cosas padres de reciclaje, ecología, up cycle, moda, comida, viajes y demás. Tenemos muchas ganas de saber de ti y conectar contigo.

Sabemos que tu como nosotras también te preocupas por el medio ambiente. Nosotras estamos en una constante búsqueda de personas como tú que se interesen y tomen acción. Esperamos que este blog y nuestra página te inspiren a seguir un estilo de vida más amigable con el planeta. Siempre queremos saber de ti así que esperamos tus comentarios, dudas y sugerencias para este blog.

Artesanal vs Industrial

Pocas veces nos detenemos a pensar el proceso que hay detrás de las cosas que compramos. Como Mexicanos y como latinos estamos muy acostumbrados a una enorme cantidad de artesanías desde aretes hasta tapetes lo que nos ha hecho no poder dimensionar muy claramente el valor de éstas artesanías. La verdad es que a veces dejamos de ver el trabajo del artesano, la técnica que le ha llevado años aprender, el conocimiento de esta técnica que posiblemente sea de varias generaciones y de una identidad cultural única.

Es fácil hoy en día cambiar algo hecho de manera artesanal por algo proveniente de alguna fábrica al otro lado del mundo. Claro, hay cosas que lucen igual de bonitas que algo hecho por un artesano y a una fracción del precio; pero cuando consideramos el proceso detrás de estas piezas… lo artesanal vuelve a cobrar valor. Vuelve a tener sentido comprar lo hecho a mano de forma artesanal. No sólo por la técnica del artesano y la autenticidad de la pieza sino por todo lo que al comprar algo traído del otro lado del mundo a un costo bajo implica. Por ejemplo que probablemente alguien está siendo explotado del otro lado del mundo. Que de muchas maneras estamos dejando que se pierda la cultura y autenticidad detrás de las artesanías. Y encima de todo, que esas piezas hechas en serie de materiales sintéticos seguro tienen una larga cola que les pisen y han dejado montón de contaminantes en el ambiente al ser producidos de manera industrial y transportadas miles de kilómetros para su venta.

Mientras tanto lo hecho a mano al ser un proceso de producción más lento, es también más respetuoso con el medio ambiente. Menos contaminante al no utilizar maquinaria industrial para ser producido masivamente, y mucho más auténtico que viniendo de un aparador o tiendita de chácharas.

Si, des afortunadamente no todo puede comprarse artesanal o hecho a mano o local… pero si vale la pena apoyar tantos productos hechos a mano o artesanales como sea posible no crees?